¿Por qué?

Porque es uno de los textos más poderosos que jamás se haya escrito. El de Marcos parece haber sido el primer evangelio entre los cánones y los apócrifos, y de hecho tiene algo primitivo y asombroso.